¿Son los niños verdaderos maestros de la negociación?

noviembre 11, 2020

Un post cuyo título es una pregunta, por lo general inicia con un gran texto; luego vienen algunas explicaciones y, al final, encuentras la respuesta.

Hoy pretendemos responderte de una vez:

¡Sí! Los niños son considerados grandes maestros de la negociación.

Sin embargo, para saber por qué, te recomendamos que continúes leyendo… ¡Te interesará!

Todos nacemos sabiendo negociar. ¡Todos, sin excepción!

Y cuando somos niños, nuestra capacidad innata para persuadir y convencer a los más grandes, se pone de manifiesto. Y de esa manera, demostramos que tenemos talento de sobra para venderle cualquier cosa a cualquier persona.

Sin mucho más que agregar, te mostraremos algunas estrategias utilizadas por los niños que bien puedes emplear en los negocios para que alcances el éxito más temprano que tarde, aun cuando todo proceso lleve su tiempo.

Ayuda a las personas antes de pedirles algo

Los niños acostumbran a ayudar a sus madres en alguna tarea de la casa antes de pedirles algo.

¡Este método es clave en los negocios!

Acércate en el momento correcto

Los más pequeños de la casa son los ases del acercamiento, pues ellos saben cuándo es más probable que les digan que sí.

Busca un defensor confiable

Cuando un chipilín necesita el permiso de su madre, busca al mejor abogado que puede tener: su padre.

En los negocios, busca una empresa que pueda dar fe de ti.

Elige el momento de tu cliente

Los niños saben cuál es el momento perfecto en el que pueden pedir algo.

Traslada esa técnica a los negocios, porque todo cliente tiene su momento.

Ofrece siempre una sonrisa

De manera inconsciente, los niños piden todo con una sonrisa en la cara con el fin de crear conexiones positivas.

¡Repite esta táctica en los negocios!

Habla con el que dirá “sí”

Los niños saben muy bien que es más probable que sea papá quien compre las chucherías y no mamá.

Vende tus productos y servicios a quienes son más proclives a comprarte.

Persiste

Una característica típica de los niños es insistir sin parar, manteniendo una idea en sus mentes y no descansando hasta alcanzarla.

Utiliza necesidades

Sabiendo muy bien cuáles son las necesidades de sus padres, los niños proceden a pedir cosas partiendo de ellas.

La pregunta es: si lo hicimos siendo niños, ¿por qué no hacerlo ahora que podemos añadir un poco más de inteligencia y madurez?