fbpx
loader image

¿Por qué el MIT pronostica un colapso mundial en 2030?

Por Valentina Rausseo
abril 14, 2022

En el año 1972, cuatro investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets, MIT por sus siglas en inglés, publicaron un polémico reporte denominado «Limits to growth».

En él, se pronostica el colapso de la economía mundial en 2030.

Pero, ¿en qué se basaron?

Relacionando un conjunto de modelos computacionales a fin de analizar la información financiera de aquel entonces, obtuvieron como resultado que, de mantener la sociedad esa tendencia de aumentar el volumen de consumo, el sistema financiero no soportaría más y, paradójicamente, terminaría por consumirse así mismo.

En su momento, el informe fue ignorado por algunos y hasta considerado poco importante, mientras que, por otros, asumido como una más de las apocalípticas advertencias que progresivamente ha estado incrustándose en el interior de los grupos sociales.

Sin embargo, actualmente, a 50 años de la publicación de “Limits to Growth”, la predicción reflejada en dicho informe parece tener más vigencia que nunca, y mayor probabilidad de volverse una realidad, pues hemos acelerado el ritmo de consumo de los recursos naturales y sociales, y el sistema económico apunta a una vulnerabilidad inédita.

La suma de modelos computacionales que se empleó en aquellos días, permitió correlacionar una serie de variables que giraban alrededor de dos grupos: las diversas facetas del desarrollo «global» y las consecuencias de una dinámica  de tal magnitud sobre el planeta. Y en base a esto, se incluyeron patrones que reflejaban la cantidad de recursos disponibles, la productividad agrícola, el control poblacional, y la cultura de protección del medio ambiente, y la data resultante se usó para predecir el futuro de la humanidad.

Está de más decir que el escenario proyectado no fue precisamente el más alentador.

Incluso, el punto más curioso es que, la noción de consumo, justamente ese estandarte utilizado para, según, impulsar, hacer crecer y reanimar las economías, es el fenómeno al cual el estudio «acusa» de responsable protagónico del colapso vaticinado.

Recientemente, a un poco menos de 10 años de que su cumpla el plazo de seis décadas que marcó «Limits to growth», un físico australiano llamado Graham Turner desempolvó el reporte y luego publicó su respectivo análisis (en la publicación periódica Smithsonian Magazine), titulado «Looking Back On the Limits of Grow».

El objetivo de Turner radicó en ofrecer una actualización comparativa entre la información que utilizaron los investigadores del MIT, y la situación actual.

En conclusión, las predicciones de aquel entonces compaginan casi perfectamente con las condiciones de hoy día, por lo cual, se estima que la proyección reflejada en el reporte tiene por lo menos el doble de probabilidades, luego de transcurrido mucho más de la mitad del plazo, de cumplirse.

«Hay una clara alarma sonando aquí. Definitivamente no estamos sobre una trayectoria sustentable», dijo Turner.