fbpx
loader image

Elige un final para tu historia

Por Valentina Rausseo
noviembre 26, 2021

Si crees que todos los aficionados al cine o a las historias escritas son amantes de los finales felices, ¡te equivocas…!, pues existen muchas personas que, a menudo, van detrás de la intriga, los riesgos, las sorpresas, las inconclusiones, los hechos un tanto alejados de la felicidad, entre otros aspectos que van más allá.

Ellas son así como una especie de «no todo es color de rosas», y «no siempre los finales tienen que ser felices», aunque de igual forma aprueben los mismos, ¡claro está!

Ahora bien, si te gusta escribir historias y/o libretos, suponemos que ya sabes que la versatilidad es lo primero que debe prevalecer en tu estilo. No obstante, es una habilidad que obviamente se va adoptando con el transcurrir del tiempo y dependiendo del empeño que le pongas a tu trabajo a diario.

Pero, si por algún motivo sientes algo de estancamiento al momento de darle el cierre definitivo o parcial a tus líneas, podemos darte un empojoncito mediante los siguientes tips.

Así que ponle un final a tu historia eligiendo entre:

Abierto

Para que el lector saque sus propias conclusiones sobre la historia. Perfecto para crear conversación.

Cliffhanger

Sirve para dejar a lector con ganas de más, pero… be careful!, porque puede causarle cierto enojo si lo dejas muy «colgado».

Apoteósico

Por lo general, las últmas páginas del libro están llenas de adrenalina. Por lo tanto, procura tener un desfibrilador cerca.

Cerrado

Las líneas argumentales se encuentran bien atadas. No podrías continuar con la historia aunque así lo quisieras.

Sexto sentido

El lector cree saber de qué va la historia hasta el final, cuando la gran sorpresa se desvela.

Feliz

Las personas consiguen sus objetivos. La historia genera una sensación de bienestar en el lector.

¿Y qué tal? ¿De aquí para Hollywood o qué?