Consejos para tener una mejor relación con tu cliente

by Valentina Rausseo
marzo 15, 2020

Este post tendría que ser, por mucho, uno de los más leídos (por lo menos de este año). Y es que no es fácil el tema que vamos a abordar, pues, te daremos algunos consejos para tener una mejor relación con tu cliente.

Decimos que no es fácil porque, hoy en día, la «buena actitud» no es lo que más abunda (que digamos) en el mundo empresarial. Y vaya que son muchos los factores que influyen.

Muchas veces la relación con tu cliente puede romperse por simplezas como el mal humor y nimiedades como una mala atención o una pésima comunicación. Sin embargo, son detalles que, como dijimos, comienzan siendo mínimos, y acaban destruyendo proyectos, metas y objetivos, tanto propios como de terceros.

Para tener una mejor relación con tu cliente, es necesario que pongas en práctica algunos consejos que, a corto, mediano y largo plazo, dejarán los frutos deseados.

Las personas guardan lealtad hacia las empresas en las que confían; siempre ten esto presente. Por tanto, depende de ti y sólo de ti que tu cliente continúe estrechando lazos con tu compañía, o salga corriendo como loco a buscar auxilio en casa de la competencia.

¿Se imaginan? ¡La locura!

Presta atención…

1. Dale prioridad al cliente

Intenta no verlo como una venta o un negocio seguro. Todo lo contrario; ve más allá. De esa forma, no sentirá que está siendo prácticamente utilizado, sino que tú ves en él un aliado super importante.

2. Sé confiable

El hecho de que tu cliente confíe en ti, se logrará en base a tu comportamiento. ¡No lo olvides! En un mundo contaminado, marca la diferencia… Porque si eres impredecible, temperamental y poco cuidadoso, huirán.

3. Demuestra cordialidad e interés

Ya lo mencionamos. Aplica la amabilidad y trabaja duro en los pequeños detalles, como por ejemplo, responder los correos con rapidez. Quizás te parece «algo insignificante», pero tomando en cuenta que el lapso establecido es de 24 horas, tu cliente sentirá que es importante para ti.

4.  Da valor agregado a la comunicación

Estás en todo el derecho (y también en el deber) de darle a tu cliente consejos y tips que creas prudente, y que estés seguro que no conseguirán en otra parte.

5. Ten conversaciones reales

Procura dedicarle tiempo a tu cliente y atenderlo como se merece. No es lo mismo una «llamada de ventas», por decir algo, que estrechar su mano y sentarte a conversar con él en una mesa o escritorio. Escúchalo… ¡Siempre escúchalo!

¡Y créenos! La idea es que, llevando a cabo estos sabios consejos, puedas mantenerte encaminado y hacer que tu cliente se sienta pleno. Que esté seguro de que está trabajando con personas serias y responsables.

¡Tú haznos caso, y verás!