fbpx
loader image

Conoce estos ocho secretos del lenguaje corporal de la confianza

Por Valentina Rausseo
enero 14, 2022

Mucho es lo que se ha hablado en este blog acerca de la gestualidad y su importancia. En una entrevista de trabajo, en el cierre de una venta o negociación, etc. No obstante, consideramos vital tocar el tema nuevamente, pero enfocándolo desde el punto de vista un poco más personal.

Es decir, en una simple charla con un amigo, con tu pareja, o bien, con un familiar…

La pregunta es, ¿cómo debemos comportarnos ante una plática con otros particulares?

¡Presta atención!

Contacto visual

Mantén el contacto visual en cualquier encuentro social o familiar, así demostrarás seguridad de ti mismo. Pero además, recuerda que un buen contacto visual le indica a las personas que estás interesado en lo que dicen, pero sobre todo, a gusto.

A su vez, generas bienestar en ellos.

Ralentiza tus movimientos y da pasos largos

Si te mueves con rapidez, darás la sensación de que estás ansioso. Y no es lo que quieres, ¿o sí? Son detalles que pueden marcar la diferencia.

Reduce la velocidad e intenta caminar con pasos largos. No olvides que las personas seguras de sí mismas caminan con autoridad.

Párate/siéntate derecho

¡No te encorves! Por lo que más quieras… Porque quienes sufren de ansiedad social, tienden a ocupar el menor espacio posible. De hecho, debes saber que el hecho de sentarse encorvados, es una postura protectora/escudo.

Mantén en alto la barbilla

¿Miras hacia el suelo cuando caminas? Pues, en su lugar, camina con la cabeza en alto y la mirada hacia adelante. ¡Seguridad ante todo!

Olvida que los bolsillos existen

Mantén tus manos fuera de los bolsillos para que no generes nerviosismo ni en ti (más del que ya posiblemente tienes), ni en los demás.

En ocasiones, inclínate hacia adelante

No te vas a acostar en la mesa o en el pecho de la persona que está hablando, ¡no! Pero sí puedes llevar a cabo una leve inclinación hacia adelante para demostrar interés y un poco de atención hacia quien habla.

Cuida las manos

Ya hablamos de la importancia de no esconderlas dentro de los bolsillos. Ahora, ya que luego de leer este post harás todo lo posible por mantenerlas fuera de ellos, evita tocarte la cara o el cuello.

Es un claro indicador de que estás preocupado, ansioso o asustado.

Da un buen apretón de mano

Esto es un problemita grave a escala mundial, pues son muy pocas personas las que te regalan un apretón de manos firme y fuerte.

Cuando saludes y/o conozcas a una persona, ¡por favor!, aprieta su mano de tal forma que, en un segundo, le brindes confianza, tranquilidad y seguridad.

Es aquí dónde demostramos qué tan sólidos somos…

Ahora, ¡tarea para la casa! Comenzar a practicar desde ya…