Cómo comunicarte mejor en tu empresa y saber si te gusta lo que haces

by Köm
febrero 20, 2017

Uno de los principales obstáculos que sufren los empleados menores en las empresas modernas es la dificultad para debatir eficazmente con sus jefes y colegas sin miedo a ser rechazado.

Esto puede variar desde una solicitud de aumento de sueldo, una amistad cooperativa para distribuir la carga de trabajo o incluso aportar ideas y herramientas útiles para tu departamento o la compañía en general.

121353352.jpg

Las mujeres tienen una mayor dificultad para solicitar reajustes salariales por ejemplo, y los hombres suelen evadir la comunicación constante con empleados de otras alas del negocio.

Darte a ti mismo las herramientas que necesitas para ganar confianza, ampliar tu capacidad de debate y manejar información que te permita convencer a los demás no es complicado, empecemos por lo básico.

Identifica tus debilidades

frustrated-at-work.jpg

Todos tenemos fortalezas para emprender algunos objetivos y dificultades para realizar otros. Primero te recomiendo que te hagas 2 simples preguntas:

1.- ¿Estoy contento con el tipo, cantidad y relevancia del trabajo que hago?

2.- ¿Me siento cómodo con la imagen que proyecto y siento que reciben mis colegas y mi jefe?

Si a cualquiera de esas preguntas contestaste “no”. Es hora de ponerle nombre a tu debilidad.

Haz lo que te gusta y no trabajarás ni un solo día de tu vida”, partiendo de esta famosa frase, debes encontrar en tu puesto de trabajo actividades que te apasionen al desempeñarlas.

Realicemos el cambio

Si contestaste “no”, a la primera pregunta es hora de describir exactamente qué elementos de tu trabajo te incomodan realizar.

Si al hacer una lista excedes 10 ítems te recomendamos evaluar si estás en el trabajo equivocado y las otras opciones que tienes a tu alcance. Si es manejable, es hora de acudir organizadamente con tu jefe y describir (dando argumentos) cada una de tus inquietudes o quejas. Si eres respetuoso, no emocional y convincente, todo saldrá bien.

La segunda pregunta no incide directamente en tu capacidad como miembro de la empresa. Es en cambio, referente a la valoración que te das a ti mismo como miembro de ese equipo.

Coloca en una escala de inconformidad con tu imagen una puntuación del 1 al 10, donde 1 refleja que estás absolutamente desagradado con tu proyección y 10 refleja que sientes que esa imagen no tiene nada particularmente malo pero son tus colegas quienes la malinterpretan.

employees-working.jpg

Cualquier puntuación menor a 7 ameritará que realices una pequeña lista de áreas en las que crees que estás fallando, pueden ser por ejemplo: vestuario, manera de hablar y puesto de trabajo.

Propón al menos una conducta que eliminarás para corregir cada una y no dejes que pase un día sin intentarlo, verás resultados muy rápido.

Si tu puntuación fue de 7 o mayor, te aconsejamos que acudas a tu supervisor en el departamento de recursos humanos y que expliques tus incomformidades con tranquilidad y la disposición de escuchar.

Lo más probable es que estés percibiendo mal las cosas o que debas hacer ajustes muy pequeños a tu conducta para conseguir el trato que deseas.

Te invitamos a que tomes ambas iniciativas si respondiste negativamente a las dos preguntas y que confíes en lo que un discurso sincero y respetuoso entre dos personas capacitadas profesionalmente puede hacer para mejorar la situación laboral de un empleado dedicado.

¿Te ha sido útil este artículo? ¡Kömpártelo!