fbpx
loader image

Ansiedad laboral: Causas, prevención y soluciones

Por Valentina Rausseo
enero 25, 2022

La ansiedad es un flagelo que puede provocar que los seres humanos desemboquen en enfermedades mucho más graves, como la depresión, por ejemplo.

¡Y no! No somos médicos, psicólogos ni expertos. Sin embargo, debido a que estamos hablando de un problema que afecta a una gran porcentaje de la población, nuestro deber es, al menos, proporcionarles la información necesaria (además de algunas recomendaciones) para entender la raíz de este padecimiento (desde una de sus tantas vertientes) y encontrar soluciones rápidas y efectivas.

Por ello, hoy queremos hablarles de la ansiedad laboral. Así como de sus causas, de cómo prevenirla y de soluciones eficaces, pues no podemos permitir que el trabajo se apodere nuestro ser.

Así que, debes saber que esta se hace presente en nuestros organismos debido a:

-Comunicación escasa.
-Inadecuadas políticas de seguridad y salud.
-Poca participación en la toma de decisiones.
-Poco control sobre el trabajo que se realiza.
-Alta exigencia laboral (interna y/o externa).
-Horarios demasiado estrictos y poco flexibles.
-Falta de definición de los roles.
-Tareas poco claras, confusas o incoherentes.
-Una inadecuada carga de trabajo (tanto la infracarga como la sobrecarga pueden ser causantes de ansiedad y estrés).
-Mobbing o acoso laboral.
-Miedo a cometer errores, a la evaluación negativa o a perder nuestro trabajo porque no tengamos estabilidad de cara al futuro.
-Mala relación con nuestro jefe o algún compañero, o, directamente, porque nos enfrentamos todos los días a un ambiente conflictivo.
-Exceso de perfeccionismo.
-Tendencia exagerada a controlar.
-Mala organización del trabajo.

Prevención

Todos, absolutamente todos, estamos expuestos a sufrir ansiedad laboral. Lo vital es identificarla y evitarla con medidas y consejos cotidianos para aplicar en nuestra vida diaria.

-Ser conscientes

Para enfrentar cualquier problema, es clave nuestra capacidad de análisis y reflexión. Debemos pensar con calma.

-Gestión del tiempo

Algunos problemas de ansiedad son causados por falta de organización y mala gestión del tiempo.

Es importantísimo dedicar tiempo a todas las áreas de nuestras vidas. No hay que dejar que la parte laboral absorba al ocio, a la vida social, etc.

Incluso, lo aconsejable es no llevar trabajo a casa para continuar después de la jornada laboral ¡Olviden eso! Y sólo de esa forma, evitaremos focalizar todas nuestras energías en una sola cosa.

-Ejercicio físico

Además de ayudarnos a tener una buena salud física y mental, el ejercicio físico también contribuye a que nos desconectemos del trabajo. Por tanto, las virtudes del ejercicio físico son infinitas también para reducir la ansiedad laboral.

-Entretenimiento y ocio

Si estamos en casa y estamos pensando en el trabajo, la ansiedad nos acompañará día, tarde y noche. Así que si nos cuesta relajarnos, lo recomendable es entretenernos con nuestro hobby favorito, lectura, música, cine, etc.

Asimismo, debemos fomentar las relaciones sociales como alternativa al trabajo

-Evitar el sentimiento de culpabilidad

Cuando estemos haciendo una actividad que disfrutamos, nos deberemos entregar plenamente a ella. Desconectar es una actividad tan importante como atender nuestras obligaciones.

-Pedir ayuda a un experto / profesional

Si colapsamos gracias a nuestra situación emocional, lo más idóneo es buscar la opinión de un experto / profesional que nos ayude; debemos consultar con un psicólogo. Un especialista en ansiedad puede valorar nuestro caso y establecernos una terapia adecuada.

-Descanso

Dormir bien es importante. De la misma manera que es importante tener tiempo de ocio y descanso (tal y como lo mencionamos anteriormente) en vacaciones y los fines de semana.

-Resolución de problemas

Podemos tener muchos conocimientos, pero si no pasamos a la acción, no sirven de nada. No debemos posponer los problemas, debemos afrontarlos de forma natural.

-La toma de decisiones es importante

Lo ideal es seguir un proceso lógico: planteamiento del problema – análisis de alternativas – elección de la mejor.

Soluciones

  • Distrae tu atención en algo distinto de lo que te está pasando. A veces resulta útil contar hacia atrás o pensar en algo que nos suele resultar agradable o relajante.
  • Recuerda que los síntomas son una reacción al estrés. Debemos ser conscientes de que, en muchas ocasiones, son reacciones de nuestro organismo que no son amenazantes o peligrosas.
  • Controla la respiración. Cuando la respiración se hace consciente para nosotros y se acelera, se produce lo que se conoce como “hiperventilación”. Eso lleva a un desequilibrio entre la cantidad de oxígeno y la de CO2, incrementando en gran forma el primero y disminuyendo enormemente el segundo.
  • Respirar de forma consciente. Inhalando y exhalando el aire de manera controlada, podríamos mejorar la situación.